¿Qué es la mediación?

La Mediación familiar es un proceso en el que un tercero, cualificado y neutral, aceptado por los implicados en el conflicto y sin ningún poder de decisión, maneja éste de la forma más positiva posible para que todos ganen y que sean tenidas en cuenta las necesidades de las partes, y de manera especial en aquellos aspectos que están relacionados con la responsabilidad como padres y madres en el cuidado y atención de los hijos menores.

Principios de la mediación

Autocomposición

La solución al conflicto no viene impuesta por terceros, sino que la solución es negociada por las propias partes sin que el mediador tenga poder de decisión o imposición sobre los acuerdos a los que lleguen las propias partes.

Voluntariedad

Son las partes las que libremente, deciden iniciar un proceso de Mediación. Si en algún momento desean abandonarlo, pueden hacerlo también voluntariamente manifestándolo por escrito.

Neutralidad

Hace referencia al trabajo que el mediador tiene que hacer consigo mismo ya que tiene su propio punto de vista, valores e intereses. Estos no deben mostrarse a las partes, ni imponerse en los acuerdos.

Imparcialidad

Significa no tomar partido por ninguna de las partes, reequilibrar el tiempo y la atención que ambos necesitan e igualar las necesidades que cada uno precisa. Es decir, mantener una posición intermedia entre ambos, descubriendo los intereses y salvaguardando sus necesidades.

Confidencialidad

Compromiso que el mediador adquiere y que le obliga a guardar secreto sobre el contenido de las entrevistas y de los asuntos tratados que contienen una implicación personal.

El proceso de mediación

La Mediación es un proceso que tiene sus propias fases, pues no se trata de una intervención aislada y fuera de contexto:

  • Se analiza y verifica la decisión de solucionar el conflicto.
  • Se identifican y priorizan los temas a tratar.
  • Se aíslan los puntos de acuerdo y desacuerdo.
  • Se exploran alternativas.
  • Se consideran compromisos.
  • Se negocian posibles acuerdos.

Duración

El proceso de mediación necesita de un espacio temporal acotado, por lo que suele limitarse a entre 5 y 10 sesiones habitualmente.

El proceso de mediación puede finalizar:
- En el momento en que las partes alcancen un acuerdo sobre la totalidad o alguna de sus diferencias.
- Cuando las partes de común acuerdo o individualmente la dan por finalizada.
- Cuando el mediador considere improbable que se consiga resolver las diferencias.
- Cuando se dé alguna de las contraindicaciones para la Mediación como son:
     1. Que alguno de los miembros de la pareja no ejerza control sobre su voluntad.
     2. Si alguno de los miembros de la pareja tienen comportamientos disfuncionales (alcoholismo, toxicomanías...)
     3. En casos de violencia familiar y desequilibrio de poder.
     4. En caso de alegaciones o evidencias que indiquen que hay maltrato, abuso o descuido de los hijos.

El papel del mediador

Durante todo el proceso de mediación, el mediador tiene las siguientes funciones:

  • Conduce y controla el proceso.
  • Elimina todos los obstáculos que impiden la comunicación al crear un clima apropiado.
  • Ayuda a que en el proceso aparezca más y mejor información sobre el conflicto.
  • Ayuda a las partes a tener mayores conocimientos específicos sobre su conflicto para, de esta forma, conducirlos hacia un cambio de percepción que conduzca a una resolución de naturaleza ganador-ganador.
  • Ayuda a superar las situaciones de estancamiento y falta de salida durante el proceso.

El mediador conduce el procedimiento, dirige la dinámica del proceso, logra la confianza de las partes, controla su interacción, facilita la comunicación entre ellas y genera un clima propicio para que negocien.

Ventajas

  • Facilita la comunicación
  • Disminuye la intensidad de los conflictos
  • Favorece los acuerdos amistosos; construye relaciones
  • Mantiene las relaciones entre padres e hijos
  • Economiza el proceso
  • Palía el coste emocional y social de la ruptura
  • Reduce el tiempo necesario para resolver el conflicto
  • Permite revisar los acuerdos cuando las circunstancias varían
  • Promueve un mayor grado de cumplimiento de los compromisos adquiridos al haberse llegado a ellos de mutuo acuerdo

Preguntas frecuentes

Documentos de interés

 

Mediadores familiares

Profesionales titulados expertos en resolución de conflictos

 

 

Equipo humano formado por mediadores, asesores, psicológos, abogados y comunicadores

 

Contacto:

Por correo electrónico: mf@mediadoresfamiliares.com

Por teléfono: 639 21 86 01

 

 

Te ayudamos a resolver tus conflictos

  • Separación, Divorcio
  • Conflictos económicos intra familiares
  • Conflictos de convivencia
  • Procesos de emancipación
  • Crisis de adolescentes
  • Abuelos que no ven a sus nietos
  • Conflictos interculturales
  • Herencias, bienes
  • Conflictos vecinales

Atendemos y personalizamos tu consulta

La Mediación es el sistema más económico y eficaz para atender tus necesidades

Pregúntanos sin compromiso

 

Te ofrecemos las herramientas para solucionar tus conflictos familiares

 

mf@mediadoresfamiliares.com -- T. 639 21 86 01

Alta Gratis en Buscadores - Directorio web - Posicionamiento WEB - Mapa del sitio